HOT SPOT

VITAS

¿Cómo inició Vitas?

Vitas empezó cuando me retiré y nació Elena. Quería estudiar para hacerle su primer pastel de cumpleaños, así que tomé un par de cursos de fondant en Octubre y me animé a hacerle el pastel en Diciembre. Me gustó tanto cómo quedó, que pensé: “este tiene que ser mi negocio”.

Empecé a hacer pruebas de fondant y de muñequitos y empezamos a vender pasteles en Febrero. Pasé un año haciendo pasteles, hasta que me metí a estudiar repostería francesa porque me di cuenta que no era sólo forrar y hacer muñequitos lo que necesitaba saber, sino cocinar bien.

Me gustó muchísimo, me enamoré del tema y uniéndolo un poquito con la historia de la abuelita de mi esposo, que tenía un deli en Vigo y vendía embutidos, pan fresco, nueces y semillas, creamos una combinación de los dos conceptos: repostería y deli de la abuelita. Así surgió el nombre.

¿Qué hace que Vitas sea diferente?

Vitas se diferencia por la calidad de nuestros productos, por los ingredientes que utilizamos y por las técnicas que empleamos (no usamos shortcuts). Cuenta con mano de obra verdaderamente capacitada, pues consideramos que no es sólo saber medir, multiplicar y juntar los ingredientes lo que se necesita para hornear bien. Ofrecemos productos que nadie más tiene en Guatemala. Bajo pedido ofrecemos vegano y sin lactosa.

¿Cuál es el postre que usted recomienda  probar de Vitas y cómo surgió ese postre?

El macaron de helado. El macaron de helado surgió hace un año, cuando estábamos buscando un especial para el día del padre. Y pues un papá, los hombres en general, pues hay de todos los gustos pero no les queríamos ofrecer el típico pastel que ofrecemos para el día de la madre ni un pie. Entonces pensamos en un postre fácil, que se coma rápido, que se disfrute pero al mismo tiempo permita que papá pida uno y regrese a la tienda. Así es que pensamos en el macaron de helado. Lo hemos ofrecido en diferentes sabores varias veces pero el de chocolate sigue siendo nuestro best- seller. El helado de chocolate de este macaron es el helado de chocolate más cremoso que he comido en mi vida.

TheBakingRoom-Vitas-28

¿Si usted pudiera comer sólo un postre por el resto de su vida cual sería?

Todo lo que tiene avellana.

En su cocina, ¿qué utensilio es un must?

Fuete, regla, cuchilla, cutting mat, no vivo sin el cutting mat. Termómetro, silpat.

¿Cómo se describiría usted misma como Chef?

Perfeccionista. Todo lleva química de por medio.

¿Qué consejo le daría a la gente que quiere estudiar repostería?

Es muy importante que uno estudie para aprender lo básico, pero también tiene que ser autodidacta. Uno tiene que buscar su sello propio, investigar las tendencias de lo que está pasando ahorita y lo que ha pasado antes, y encontrar lo que le gusta. Pero el aspecto autodidacta es esencial porque no necesariamente lo que se estudie en la universidad o en la escuela de cocina es a lo que yo voy a dedicarme después.

¿A qué Chef admira?

Maggie Austin.

Un Chef repostero, ¿es talento innato o se adquiere?

Es talento natural. Lo tenés que traer. Tal vez salado es más fácil (puede ser que esté pecando al decir esto), pero en lo dulce uno tiene que ser meticuloso y tener mucha paciencia. Tenés que tener la pasión y la mano fina para ver el resultado.

TheBakingRoom-Vitas-18       TheBakingRoom-Vitas-37

TheBakingRoom-Vitas-45       TheBakingRoom-Vitas-50